Picantones al ajillo

No hay nada como ir a comprar y poder escoger entre los productos que mejor aspecto tienen para organizar el menú semanal. Por supuesto, siempre intento pensar qué es lo que voy a cocinar durante la semana con antelación, pero a menudo algo imprevisto se acaba colando en mi cesta. Eso es precisamente lo que pasó la semana pasada… se cruzaron en mi camino unos picantones que tenían una pinta estupenda para prepararlos al ajillo. Y dicho y hecho, aquí os traigo esta tradicional receta de picantones al ajillo. De la forma que hoy los presento, los preparaba la abuela Sera, la madre de mi suegra. Eran otros tiempos y no en todas las casas disponían de vino o jerez para aromatizar los platos, así que utilizaban vinagre. Cuando lo comí por primera vez, me sorprendió este detalle, pero realmente estaba delicioso.

Ingredientes (para 2 personas):

2 picantones, 1 cabeza de ajos, aceite de oliva, vinagre de jerez y sal

Preparación:

Damos un golpe seco a los dientes de ajo con la hoja de un cuchillo ancho para romperlos. De esta forma aromatizarán más intensamente el plato. Echamos un buen chorro de aceite de oliva en una cazuela y la ponemos a calentar. Sofreímos los ajos hasta que empiecen a dorarse y seguidamente añadimos los picantones cortados a cuartos, previamente salados. Deberemos freír los picantones hasta que estén bien dorados por todas partes.
Cuando veamos que están en su punto, incorporemos un buen chorro de vinagre, aproximadamente medio vaso, y dejaremos que se evapore un par de minutos. ¡Y ya sólo nos queda disfrutar de este plato!

Podemos acompañar los picantones con una ensalada verde o unas verduras al vapor o mejor aún, con unas patatas fritas… pero ojo, entonces habremos convertido este plato en una bomba calórica, aunque absolutamente irresistible. ¡Y no os olvidéis el pan para mojar en la salsa!

Hasta pronto¡!

MA

Comparte si te ha gustado...Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario