Pasta fresca

¿Habéis hecho alguna vez pasta fresca en casa? ¿No? ¡Pues ha llegado el momento! ¡En cuanto la probéis, no volvéis a comprar un paquete de espaguetis en el súper!
Hoy os voy a mostrar como preparar nuestros propios tallarines. Las pastas rellenas las dejamos para otro día.

Ingredientes:

225 gr harina, 2 huevos, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada rasa de sal, 1 cucharada de sémola de trigo

Preparación:

En un bol, echamos la harina y hacemos un hueco en el centro, donde incorporaremos el resto de ingredientes. Mezclamos con las manos hasta obtener una bola de masa. Pasamos a la encimera y trabajamos hasta obtener una masa fina y que no se nos pegue a las manos. Formamos una bola y la envolvemos con papel film.
Debemos dejar reposar la masa una hora, más o menos. Así, cogerá cuerpo y la podremos trabajar luego cómodamente.
Una vez transcurrido el tiempo, cortaremos porciones de la masa y la pasaremos por la máquina de pasta. Empezaremos pasando 4 o 5 veces por el primer número (el más grueso). Cambiamos el rodillo al siguiente número y pasamos la masa dos veces. Repetiremos el proceso con cada número hasta obtener el grosor deseado. Normalmente, yo me quedo en el número 7.
Yo preparo primero todas las láminas y las dejo secar colgadas de cucharas de madera que apoyo en la puerta horno. Una vez hayamos acabado de preparar las láminas, procedemos a cortar la masa. Cogeremos una de las láminas y la pasamos por el rodillo corta-tallarines. En este punto, la masa no debe estar ni muy húmeda (no se cortaría) ni muy seca (se rompería). Es cuestión de practicar para cogerle el punto.
A medida que vamos sacando nuestros tallarines, los devolvemos a las cucharas de madera para colgarlos y que se sequen. En una hora, más o menos, estarán en su punto para cocerlas.
¡Atención! Esta pasta cuece muy rápido. En dos minutos escasos la tendremos a punto.


La pasta fresca queda increíble hecha en casa. Además, podemos congelarla si no vamos a utilizar toda la que hemos preparado y así nos podrá sacar de un apuro. Para ello, la metemos en un tupper o en bolsas de congelación. De esta forma se conservará perfectamente. A la hora de cocerla, lo haremos sacándola directamente del congelador y prolongando la cocción un poco más.

En el próximo post, os daré una sugerencia sobre cómo cocinar esta deliciosa pasta fresca.

Hasta pronto¡!

MA

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario