Pasta fresca

¿Habéis hecho alguna vez pasta fresca en casa? ¿No? ¡Pues ha llegado el momento! ¡En cuanto la probéis, no volvéis a comprar un paquete de espaguetis en el súper!
Hoy os voy a mostrar como preparar nuestros propios tallarines. Las pastas rellenas las dejamos para otro día.

Ingredientes:

225 gr harina, 2 huevos, 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada rasa de sal, 1 cucharada de sémola de trigo

Preparación:

En un bol, echamos la harina y hacemos un hueco en el centro, donde incorporaremos el resto de ingredientes. Mezclamos con las manos hasta obtener una bola de masa. Pasamos a la encimera y trabajamos hasta obtener una masa fina y que no se nos pegue a las manos. Formamos una bola y la envolvemos con papel film.
Debemos dejar reposar la masa una hora, más o menos. Así, cogerá cuerpo y la podremos trabajar luego cómodamente.
Una vez transcurrido el tiempo, cortaremos porciones de la masa y la pasaremos por la máquina de pasta. Empezaremos pasando 4 o 5 veces por el primer número (el más grueso). Cambiamos el rodillo al siguiente número y pasamos la masa dos veces. Repetiremos el proceso con cada número hasta obtener el grosor deseado. Normalmente, yo me quedo en el número 7.
Yo preparo primero todas las láminas y las dejo secar colgadas de cucharas de madera que apoyo en la puerta horno. Una vez hayamos acabado de preparar las láminas, procedemos a cortar la masa. Cogeremos una de las láminas y la pasamos por el rodillo corta-tallarines. En este punto, la masa no debe estar ni muy húmeda (no se cortaría) ni muy seca (se rompería). Es cuestión de practicar para cogerle el punto.
A medida que vamos sacando nuestros tallarines, los devolvemos a las cucharas de madera para colgarlos y que se sequen. En una hora, más o menos, estarán en su punto para cocerlas.
¡Atención! Esta pasta cuece muy rápido. En dos minutos escasos la tendremos a punto.


La pasta fresca queda increíble hecha en casa. Además, podemos congelarla si no vamos a utilizar toda la que hemos preparado y así nos podrá sacar de un apuro. Para ello, la metemos en un tupper o en bolsas de congelación. De esta forma se conservará perfectamente. A la hora de cocerla, lo haremos sacándola directamente del congelador y prolongando la cocción un poco más.

En el próximo post, os daré una sugerencia sobre cómo cocinar esta deliciosa pasta fresca.

Hasta pronto¡!

MA

Comparte si te ha gustado...Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Comentarios

Trackbacks

Deja un comentario