Natillas

A veces, queremos complicarnos tanto la vida que nos olvidamos que las recetas de siempre son las que más gustan y más fáciles son de preparar. Por este motivo, hoy he preparado natillas. Tenía un litro de leche fresca y me resistía en “malgastarlo” echándolo al café. ¡Así que me he puesto manos a la obra!
La dificultad de esta receta es cero, el tiempo que nos va a llevar prepararla es mínimo y el resultado es excelente.

Ingredientes:

1 litro de leche fresca, 6 yemas de huevo, 150 gr de azúcar, 2 cucharadas de maicena, cáscara de limón y 1 vaina de vainilla

Preparación:

Reservamos un vaso de leche y el resto lo llevamos a ebullición junto con la vaina de vainilla y la cáscara de limón. Dejamos templar unos minutos. Retiramos el limón y la vainilla.
En el vaso de leche que hemos reservado, disolvemos la maicena.
En un bol, mezclamos las yemas, el azúcar y el vaso de leche con la maicena disuelta. Ahora, incorporamos poco a poco esta mezcla en la leche que hemos hervido y llevamos al fuego. Iremos removiendo y cuando veamos que espese, estarán listas. ¡Ojo! no dejéis hervir la preparación.

Solo nos quedará verter las natillas en unos recipientes aptos para servir y enfriar. Yo utilizo los vasitos de la yogurtera porque llevan tapan y me resulta muy cómodo para después guardarlos en la nevera.

A la hora de servir, podemos hacerlo con unas galletas, unos barquillos, unas fresas, un poco de helado…

Podéis utilizar una ramita de canela en lugar de la vainilla para aromatizar las natillas y podéis añadir más o menos azúcar según vuestras preferencias.

MA

Comentarios

  1. dice

    Cuánta verdad dices, que a veces buscamos cómo sorprender a los nuestros y lo podemos hacer de forma sencilla con recetas de siempre. ¡A ver a quién no le gustan las natillas! Mejor que las comerciales, seguro.

    Saludos.

Deja un comentario