Pizza con queso de cabra, cebolla confitada y pimiento rojo asado

Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de septiembre nos invita a preparar un clásico de la cocina italiana, la pizza. Así que me he puesto manos a la obra y este ha sido el resultado. En casa, nos gusta preparar la masa nosotros mismos. Lleva un poco de trabajo, pero el resultado es excelente. Merece la pena que intentéis prepararla. Seguro que el resultado os sorprende.


Ingredientes:

  • 150 gr harina de fuerza, 100 ml agua, 15 gr levadura fresca, 1 pizca de sal, 7 gr aceite de oliva
  • salsa de tomate, 2 cebollas, 2 medallones de queso rulo de cabra, 1 pimiento rojo, mermelada de tomate, mozzarella, orégano

Preparación:

Antes de preparar la masa, pondremos a asar un pimiento rojo con un chorrito de aceite de oliva al horno a 180 ºC durante una hora.

Confitaremos también las cebollas. Para ello, las cortaremos en juliana fina, y las pondremos en una sartén con un buen chorro de aceite de oliva. Las iremos cocinando a fuego muy lento para evitar que se nos quemen. Tendremos que ir removiendo de vez cuando. En unos 30 minutos la tendremos lista.

Para preparar la masa, mezclaremos en un bol la harina, el aceite, la sal y el agua templada, en la que habremos disuelto la levadura. Amasaremos todos los ingredientes hasta que obtengamos una masa que podamos trabajar cómodamente.
Pasamos la masa a la encimera. Con la mano izquierda aguantamos la masa y con la derecha la estiramos hacia delante y doblamos sobre sí misma. Giramos 90º la masa y repetimos. Continuamos trabajando de esta manera unos 5 minutos.
A continuación, formamos un churro con la masa. Ponemos una mano en cada extremo del churro y la hacemos rodar desplazando una mano hacia delante y otra hacia detrás. Ahora unimos los extremos y amasamos con los puños para volver a formar una bola. Repetimos este proceso 5 minutos más.
Cuando hayamos obtenido una masa fina y elástica, la dejaremos reposar unos 30-40 minutos para que fermente.
Una vez haya fermentado la masa, la disponemos sobre la encimera enharinada y la estiramos con un rodillo.

Extenderemos la salsa de tomate sobre la masa.

Dispondremos un medallón de queso en el centro y el otro lo cortaremos en cuartos y lo repartiremos por el resto de la superficie.

Encima de cada trozo de queso, pondremos una cucharada generosa de cebolla confitada y una cucharada de mermelada de tomate.

Repartiremos el pimiento asado, que habremos pelado y cortado a tiras, por el resto de la pizza.

Cubriremos con mozzarella rallada y aderezaremos con orégano.

Hornearemos durante unos 15 minutos a 220 ºC.

A mí me gusta echarle un chorrito de aceite picante una vez la he sacado del horno. Le da un toque especial.

Te puede interesar:

     

MA

Comparte si te ha gustado...Pin on PinterestShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Comentarios

  1. MAR dice

    Te daré un consejillo que vas a flipar. Para que la masa quede más jugosa y crujiente, antes de poner el tomate unta la masa con queso de untar (philadelphia) o coloca queso rallado, luego la salsa de tomate y el resto normal. queda de lujo.

  2. dice

    A mi me pones cebolla confitada y ya me estoy derritiendo!!! Mira que pensé hacerla así, con el salmón, pero ya tenía una receta en hojaldre, sino….así que no importa el trabajo tu pizza es de las que merecen la pena hacer, buenisima!!

    Besotes :D

Deja un comentario