Crepes con espárragos, gambas y salsa de mostaza y miel

Hoy traigo una buena alternativa para tomar huevos. Las crepes son una masa muy fácil de hacer y que dan mucho juego ya que el relleno lo podemos utilizar tanto dulce como salado. Hoy traigo una alternativa salada perfecta para una cena de verano.

Ingredientes (para 4 crepes):

Para la masa de las crepes:

125 gr harina, 2 huevos, 250 ml leche entera, pizca de sal, pizca de azúcar, 25 gr de mantequilla

Para la salsa:

2 cucharadas de mascarpone, 1 cucharada de mostaza (la que prefiráis, yo he utilizado de Dijon), 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de vinagre, 1 cucharada de miel

Para el relleno:

Unas hojas de lechuga tipo roble negra, unas hojas de rúcula, 1 manojo de espárragos trigueros, unas colas de gambas

Preparación:

Lo primero será preparar la masa de las creps. Para ello, batimos los huevos con la sal, el azúcar y la mantequilla. Entonces, agregamos la leche y después la harina y batimos muy bien. Yo utilizo un método rápido que quizás no es del todo ortodoxo pero funciona: meto todos los ingredientes en el vaso mezclador del túrmix y trituro a máxima potencia unos segundos. No queda ni un solo grumo y está lista en un santiamén. Obtendremos una masa de textura como unas natillas que dejaremos reposar, como mínimo, una hora en la nevera antes de utilizarla.
Una vez transcurrido este tiempo, podemos mezclar todos los ingredientes de la salsa y la dejaremos a nuestro gusto. Las cantidades que os indico son orientativas.
Lavaremos la lechuga y la rúcula y las escurriremos muy bien. Si tenéis centrifugador, mucho mejor.
A continuación, partimos los espárragos, desechando la parte blanca y los escaldamos durante 5 minutos en agua con sal. Con este tiempo os quedarán “al dente”.
Mientras tanto, podemos saltear las gambas en una sartén añadiendo sal y pimienta al gusto.
Una vez lo tengamos todo listo, mezclamos, en un bol, la lechuga, la rúcula, las gambas, los espárragos (reservando algunas puntas para decorar) y la salsa.
Por último, procedemos cocinar nuestras creps. Para ello, echaremos un poco de masa en una sartén previamente engrasada y caliente. La cantidad es la justa para cubrir el fondo. Dejamos cocinar unos segundos y damos la vuelta (como mejor se hace es con las manos).
Una vez tengamos nuestras creps, procedemos a montarlas. Ponemos encima de cada crep la cantidad suficiente de la mezcla de lechuga, rúcula, gambas, espárragos y salsa y colocamos en los extremos las puntas que hemos reservado de los espárragos de forma estratégica para que sobresalgan un poco cuando enrollemos la crep.
Enrollamos todos nuestros creps y a degustar!

Estas creps son una cena perfecta. Ligera y muy rica a la vez. Como probablemente os sobrará masa, podéis aprovechar para haceros también el postre… unas deliciosas creps de nutella!! El resultado será una cena menos ligera!!

Hasta pronto¡!

MA

Comentarios

  1. dice

    Qué buena pinta esta receta UHMMMM , soy fan incondicional de los crepes por lo que me la apunto! y lo bueno es que te acabo de descubrir tu blog! un saludo!

  2. Laura M. dice

    Mmmmmmmmmm!!! En cuanto acabe con la dieta y me dejen comer de estas cositas (más que nada por la miel y la mantequilla…) me hago unooooooooos!!!
    Chico qué manos!! Tiene una pinta espectacular!

Deja un comentario